como saber si tengo mal aliento en tres pasos

Tres sencillos pasos para saber si tienes mal aliento

El mal aliento puede resultar muy vergonzoso. Es muy fácil andar por la vida sin saber que tenemos halitosis hasta que un amigo valiente o, peor, alguien que nos gusta o nuestra pareja nos diga que tenemos mal aliento. Afortunadamente, existen varias pruebas de aliento que podríamos realizar nosotros mismo para saber cómo huele nuestro aliento. Estos métodos quizás no nos revelen con precisión lo que los demás perciben, pero nos darán una buena indicación.

 

  1. Debes lamer la parte interna de la muñeca. Esperaremos entre 5 a 10 segundos para que nuestra saliva se seque. Tratemos de realizarlo de manera discreta, es preferible hacerlo cuando estamos solos, y no en sitios públicos o podrías tener reacciones extrañas de las personas que se encuentran entorno a ti. Evita realizar esta prueba después que hayas lavado tus dientes, hayas utilizado enjuague bucal o hayas consumido una menta, dado que una una boca limpia y fresca puede brindarte resultados imprecisos.

 

Al oler la parte interna de tu muñeca en donde se ha secado la saliva. Más o menos, arroja como huele tu aliento. Si este huele desagradable, entonces tal vez requieras mejorar tu higiene dental. Si no huele a nada, entonces tu aliento posiblemente no sea tan malo, sin embargomal aliento, puede que necesites realizar otra prueba para estar seguro.

 

Ten en consideración que este método extrae principalmente saliva de la punta, es decir la porción anterior de la lengua, la cual pasa automáticamente por un proceso de autolimpieza. Por tanto, el hecho de oler tu muñeca lamida solo te va a mostrar cómo huele la mejor parte de tu lengua.

 

En la parte posterior de la boca tiende a originarse la mayor parte del mal aliento, exactamente en donde se localiza con la garganta. Podrás enjuagar la saliva de tu muñeca, pero no te preocupes si no cuentas con acceso a agua o a un desinfectante porque el olor rápidamente se disipará a medida que la piel se vaya secando.

 

 

  1. Por la parte posterior de la lengua pasa un hisopo. Utiliza un dedo o bien un palillo con algodón para que llegues a una parte profunda de la boca, pero trata que no sea tan lejos para que no generes un reflejo nauseoso, y en la parte posterior de tu boca limpia la superficie de la lengua. Cualquier bacteria del mal aliento que aceche por ahí saldrá con el palillo. Huele el palillo, tu dedo o el algodón que hayas usado para que tengas una noción precisa de cómo es el olor la parte posterior de tu boca.

 

Este método podría revelarte el mal aliento con mucha más precisión que lamer tu muñeca. Las bacterias que se van reproduciendo en tu lengua y entre tus dientes generan la halitosis crónica.

Trata de realizar gárgaras con un enjuague bucal antibacteriano, tanto en la parte frontal y en la posterior de la boca, de esto modo impedirás que las bacterias se oculten en la parte posterior de la lengua. Si puedes, realizar gárgaras con el enjuague bucal para que impidas que la bacteria del mal aliento se logre reunir en la apertura de la garganta. Cuando te estés cepillando los dientes, asegúrate de cepillar los que se encuentran más atrás y asegúrate también de cepillarte tanto la lengua como las encías.mal aliento

 

  1. Huele tu aliento directamente. Para ello debes cubrir tu boca y tu nariz con ambas manos, debes crear una copa para que el aire que exhales vaya directamente hacia tu nariz. Exhala por la boca muy lentamente y luego debes inhalar rápidamente el aliento caliente por la nariz. Si tu aliento tiene un olor especialmente mal, lo sabrás; sin embargo, el aire podría escaparse muy rápido mediante los espacios entre tus dedos y es difícil tener un diagnóstico preciso utilizando este método. Sin embargo, es una de las formas más discretas de revisar si tienes mal aliento delante del público.

 

Puedes optar por respira en un vaso o en un recipiente de plástico limpio. Inhalar profundamente y luego sostener el vaso de forma que cubra tu nariz y tu boca con una ventilación reducida. Exhala por la boca muy lentamente, llenando el vaso con el aliento caliente. Inhala de forma rápida y profunda por tu nariz. Tienes que ser capaz de oler tu aliento.

 

Puedes probar este método con cualquier recipiente que sea capaz de atrapar tu aliento en el circuito de la nariz y la boca, pudiendo ser una bolsa de plástico o de papel, una mascarilla quirúrgica firmemente ajustada o bien cualquier tipo de mascarilla que retenga el aire.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: